Tordo Patagónico en Epuyen (Chubut)

NI Tordo Patagónico

Científicamente llamado Curaeus Curaeus, es del orden de los Passeriformes y pertenece a la familia de los Icteriade.

Su cuerpo es esbelto y robusto, totalmente negro, atribuible a su plumaje brillante, de una longitud total de 280mm, con un peso promedio de 110gr.

Ambos sexos son similares, destacándose las hembras por sus plumas tenuemente marginales pardas. Los jóvenes de ambos sexos son de tonalidades parduscas, más marcadas en los márgenes de las plumas del dorso y alas.

Posee un pico largo y recto, también de coloración negra al igual que sus patas, su iris es pardo oscuro.

La alimentación se sustenta en semillas, insectos, arañas, gusanos y frutas, situación que lo posibilita a pasar todo el año en los alrededores del bosque sin tener que migrar.

Es un ave gregaria, y suelen organizarse en la búsqueda de alimentos. Cuando el grupo se dispone a para alimentarse, uno oficia de centinela desde alguna alta rama, el cual ante cualquier situación de peligro alerta a la bandada a través de la emisión de gritos de alarma.

Es de comportamiento manso, habita en campos arbolados abiertos, bordes de bosques y faldeos de montañas con vegetación principalmente formadas por ñires (Nothofagus Antártica), y en las zonas del ecotono.

Su canto es muy agradable y suele realizarlo solo o en compañía de dos o tres individuos, es frecuente oírlos en invierno; época en la cual bajan a los valles. Durante los meses cálidos prefieren los lugares altos de la montaña.

Cuando en otoño se congregan; posados desde las ramas más altas de los árboles entonan sus melodías dando la bienvenida a la época invernal. Los lugareños refieren que el canto del tordo patagónico anuncia temporales de nieve.

Construye su nido de paja y barro, es de gran manchas tamaño y lo ubica a poca altura. Pone hasta 6 huevos, de coloración celeste con escasas manchas oscuras.

Textos extraídos del C.O.A. Diucón
Fotografía Enrique Sanz

Dejá un comentario