Carpintero Campestre en Villa Elisa (Buenos Aires)

DESCRIPCIÓN. Mide 28 cm. Corona y nuca negras; cara, cuello y pecho amarillos; espalda y alas barradas de negro y blancuzco; vientre también barrado pero más claro que el resto del cuerpo; rabadilla blanca; cola oscura y rígida; una línea malar roja en forma de bigote; pico negro y fuerte. Hembra y juvenil: similares, pero con “bigote” negro.

COMPORTAMIENTO. En parejas o en grupos familiares, el más terrícola de los carpinteros. Se posa en postes o ramas bajas, emite su conocido y fuerte canto kuik…huik…huik, moviendo las alas rápidamente. Como todos los carpinteros los dedos están dispuestos de un modo particular, dos dirigidos hacia atrás y dos hacia delante; esto le permite aferrarse mejor a los troncos verticales y trepar más fácilmente.

HÁBITAT. Áreas abiertas, campos cultivados, tierras aradas, pastizales, también en los montes cercanos a estos lugares. Se traslada habitualmente de un lado hacia el otro en el curso del día; también en poblados y parques.

ALIMENTACIÓN. Todo tipo de insectos que captura en la tierra, en especial hormigas. También se alimenta de larvas que comen madera, en las ramas viejas de los árboles. Golpea la corteza con el pico, escucha a su presa y la saca de su agujero.

NIDO. Construye un hueco en troncos de árboles, postes o barrancas de tierra, excavando con el pico; la cavidad tiene unos 60 cm de profundidad. Los huevos blancos y redondos, en número variable entre 4 a 6, son puestos directamente sobre la superficie de la cavidad. Tanto la construcción del nido como la incubación y la alimentación de los pichones son realizadas por ambos padre. Los pichones acompañan a los adultos durante un largo período, formando grupos familiares.

SITUACIÓN. Abundante. Sus poblaciones son estables, no presenta riesgo de conservación.

DISTRIBUCIÓN. Brasil, Paraguay, Bolivia y Uruguay, en Argentina por el norte hasta la provincia de Río Negro.

Dejá un comentario