Espinero Pecho Manchado en Arroyo Zapata, Magdalena (Buenos Aires)

DESCRIPCIÓN. Mide 16 cm. Corona rojiza; cara parda, con una ligera ceja más clara; ojo amarillo; garganta blancuzca; pecho y vientre acanelados, en el pecho manchas claras; espalda y alas rojizas; cola rojiza, redondeada, con las plumas centrales pardas; pico grueso y fuerte, con su parte superior oscura y la mandíbula inferior clara; patas grises y fuertes.

COMPORTAMIENTO. Confiado pero muy oculto, siempre metido entre la vegetación baja y densa. Difícil de ver pero se oye siempre: emite un estridente tío..tíí..tíí..tíí..tí.. A menudo en parejas.

HÁBITAT. Busca áreas abiertas con árboles y arbustos aislados y también pastizales densos, incluso vegetación como juncales o espadañas, pero siempre en la cercanía de vegetación densa.

ALIMENTACIÓN. Insectos de todos los tamaños, sus larvas y huevos; anda entre la vegetación hurgando todos los rincones hasta capturarlos con el pico.

NIDO. Construye una estructura cerrada, alargada, más o menos triangular, por lo general de palitos espinosos. Ubicado a mediana y baja altura en árboles o arbustos. La entrada se encuentra en la parte inferior, ligeramente hacia arriba; continúa con un túnel hasta la cámara de cría, que se halla en el otro extremo y revestida con pajitas, musgos y plumas. Pone 4 ó 5 huevos blancos. La incubación dura unos 16 días. Los pichones permanecen en el nido 17 días hasta que completan su plumaje; son alimentados por ambos padres.

SITUACIÓN. Común. Sus poblaciones son estables, no presentan riesgo de conservación.

DISTRIBUCIÓN. Bolivia, Paraguay, Brasil y Uruguay; en Argentina por el noreste y llega a la provincia de Buenos Aires por la costa atlántica.

Dejá un comentario