Curutié Colorado en San Pedro (Buenos Aires)

DESCRIPCIÓN. Mide 13 cm. Parecido al curutié ocráceo, pero más rojizo. Corona castaña rojiza; cara blancuzca con leve antifaz oscuro; espalda y alas castañas rojizas; pequeña “barba”, poco visible, amarilla; garganta y pecho blancuzcos; vientre pardo blancuzco; cola parda rojiza con plumas centrales más oscuras, terminada en varias puntas.

COMPORTAMIENTO. Se lo ve solitario o en pareja, muy confiado, curioso e inquieto. Ante la presencia de intrusos se asoma entre las plantas para observar y luego ocultarse rápidamente. Emite una voz fuerte y repetida tí…tí.. tí…, entre los juncos. Camina entre la vegetación flotante.

HÁBITAT. Totalmente relacionado con el agua, en lagunas y otros ambientes con vegetación acuática abundante, donde puede refugiarse con tranquilidad.

ALIMENTACIÓN. Consiste principalmente en insectos que captura en el agua o cerca de ella. Anda activo todo el tiempo entre la vegetación acuática buscando presas en los recovecos.

NIDO. Construye un nido voluminoso de palitos sin espinas, cerrado en forma de botellón con el túnel de entrada vertical. Lo ubica en arbustos cerca del agua, juncales, pajas bravas o sobre la vegetación flotante. El túnel conduce a la cámara de cría, la que va tapizando con materiales suaves como plumas a medida que avanza la incubación. Pone entre 3 a 5 huevos blancos verdosos. Los pichones son alimentados por ambos padres hasta que abandonan el nido.

SITUACIÓN. Común. Sus poblaciones son estables, no presentan riesgo de conservación.

DISTRIBUCIÓN. Este de Venezuela hasta el noreste de Argentina; llega hasta el centro de la provincia de Buenos Aires.

Dejá un comentario