Sirirí Pampa en Ranchos (Buenos Aires)

DESCRIPCIÓN. Mide 38 cm. Pico y patas oscuros; mitad anterior de la cabeza blanca, resto negra -de ahí el nombre de “pampa”-, cuello castaño, dorso más oscuro; vientre negro y flancos barrados de negro y blanco. En vuelo, alas y cola negras. Juvenil: la parte blanca de la cabeza tiene un aspecto sucio amarronado.

COMPORTAMIENTO. Similar al sirirí colorado, con el que a menudo comparte las bandadas. Reconocido por su canto onomatopéyico al volar -si-rirí-, que emite varias veces, incluso de noche.

HÁBITAT. Ambientes acuáticos y cercanías de áreas rurales. Se lo ve parado en tierra firme en zonas en las que se alimenta con granos al ganado.

ALIMENTACIÓN. Prefiere las semillas, hierbas y pastos, aunque también come insectos acuáticos que filtra con el pico.

NIDO. Nidifica en el suelo entre los pastos altos y cerca de otros nidos de la misma especie, bien escondido y a una distancia considerable del agua para protegerse de eventuales crecidas (generalmente donde comienza la loma). Construye un nido simple, usando solamente pastos secos. La puesta es de unos 15 huevos blancos opacos. Al nacer los pichones siguen a los padres hasta la laguna elegida para la crianza; luego aprenden a volar.

SITUACIÓN. Abundante. Se ha expandido a causa de la alimentación que encuentra en las zonas rurales, donde se suplementa a las haciendas y se cultivan cereales.

DISTRIBUCIÓN. Desde Costa Rica, salvo Chile, hasta el centro-este de Argentina.

Fotografía de Enrique Sanz

Dejá un comentario