Garza Bruja en Valle Fértil (San Juan)

DESCRIPCIÓN. Mide 50 cm. Corona, espalda y pico negros; plumas nucales claras, largas y finas; frente, cuello y vientre blancos; alas grises claras; ojo de color rojo muy llamativo; patas amarillas. Juvenil: todo pardo, estriado de blanco y oscuro, sin plumas nucales, ojo pardo.

COMPORTAMIENTO. Solitaria, en lugares ocultos, como árboles. Se mueve lentamente o, incluso, se queda inmóvil largas horas con el cuello encogido. Es muy bullanguera en el crepúsculo, momento en el que realiza gran parte de sus actividad; ésta es la causa de su nombre común “bruja”.

HÁBITAT. Ambientes acuáticos o en arboledas. Su hábitat es muy variado, incluso se adapta perfectamente a la cercanía de las construcciones del hombre. Por lo general busca zonas húmedas, lagunas, ríos y arroyos.

ALIMENTACIÓN. Es una gran pescadora en lagunas y arroyos. También consume anfibios y reptiles que atrapa pacientemente, quedándose inmóvil a la espera de su presa.

NIDO. Lo construye en colonias muy numerosas, mezclándose con grupos de otras especies de garzas y otras aves acuáticas, en árboles o juncales. Es una plataforma de palitos o juncos donde deposita 3 ó 4 huevos celestes verdosos. Los incuban ambos padres durante unos 25 días. Los pichones tienen el plumón de color oscuro y tardan cerca de 7 semanas en tener la totalidad de sus plumas y abandonar el nido.

SITUACIÓN. Común, fácil de ver. Sus poblaciones no están sufriendo grandes cambios.

DISTRIBUCIÓN. Desde América del Norte hasta la totalidad del territorio argentino, incluyendo las Islas Malvinas.

Dejá un comentario